Tradicionalmente se ha utilizado FÁRMACOS para que nuestro perro no lo pase tan mal durante los petardos. Estos fármacos ATONTAN al animal y le impiden moverse durante el evento, pero se ha demostrado que en realidad no bajan su nivel de ansiedad, sino que lo aumentan ya que

AUMENTAN LA PERCEPCION DE LOS SONIDOS

pero impiden al animal “escapar” de lo que le asusta.

 

Así pues EL DUEÑO ESTA MAS TRANQUILO PERO EL PERRO NO (aun que parezca que si) y al día siguiente está más traumatizado. Salvo casos muy especificos es mejor NO HACER NADA que dar estos farmacos

Hay otros fármacos que al dueño le dan la impresión de funcionar peor (LOS ANSIOLITICOS) pero en realidad hacen que el perro sienta los acontecimientos con menos ansiedad y además hacen que al día siguiente casi no se acuerden de lo que ocurrió.


Estos fármacos tienen el inconveniente de que en un 20% de los casos aumentan la excitación del perro, por lo que a cada perro habría que darle el que ya se ha comprobado que no le excita.

Otro producto útil :es el DIFUSOR O COLLAR DE FEROMONAS que es el metodo mas ecologico y sin efectos secundarios pero que para que funcione hay que usarlo las 2 semanas antes del evento y una semana después. Este producto junto con la creacion de una ZONA SEGURA ( ver video de instrucciones )

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por último, lo único que realmente podría solucionar un problema a largo plazo sería la PSICOTERAPIA conductista con medios y métodos que no son fáciles de utilizar pero que merece la pena plantearse.